Así como los bebés requieren de leche materna, las mujeres embarazadas de ácido fólico y los adultos mayores de calcio, los pequeños entre 1 y 3 años también requieren de ciertos nutrimentos presentes en diversos alimentos, para crecer y desarrollarse adecuadamente.

Uno de los alimentos más importantes en cualquiera de las etapas de la vida es el agua. Hay ocasiones en las que nuestros pequeños consumen bebidas como jugos, refrescos o agua de frutas, pero olvidamos el más importante que es el agua.

Un pequeño entre 1 y 3 años debe tomar diariamente 1.4 litros de agua contenidos en alimentos y bebidas, más 1 litro de agua sola. Esto quiere decir que entre su sopita, leche, agua de frutas, gelatina, etc, debe sumar 1.4 litros y además de esta ingesta es necesario que consuma 1 litro exclusivamente de agua sola. 
Existen factores que pueden modificar estas recomendaciones, por ejemplo, si tu pequeño está enfermo o si hay riesgo de deshidratación por algún motivo.

Otro alimento que debe ser parte de su desarrollo es la leche. Este es un alimento que se ha especializado para todo tipo de edades y necesidades, con esto nos referimos a que no debemos darle a nuestros pequeños alimentos que pueden estar hechos para adultos o para niños más grandes, esto puede afectar su desarrollo, su sistema digestivo y hasta su gusto por el producto.

El tercer alimento que no puede faltar en la alimentación de nuestros pequeños son las grasas. Existen ciertos tipos de ácidos grasos que tienen funciones importantes en nuestro cuerpo como mantener la temperatura, proteger los órganos, mantener el funcionamiento del sistema nervioso y transportar algunos nutrimentos.

Estos ácidos grasos los podemos obtener de productos como las semillas (nueces, almendras, pepitas, pistaches), aceite de soya, así como pescados (salmón y trucha). 
¡Sigamos buscando la mejor nutrición para los pequeños!