Una buena alimentación puede ser el escudo perfecto para ayudar a cuidar a tu pequeñito de las enfermedades provocadas por los cambios de temperatura, la convivencia con personas enfermas o por comer con las manitas sucias.

Algunos alimentos pueden ser grandes aliados para ayudar a proteger y reforzar el sistema inmunológico de tu hijo; sin embargo, no todos ayudan a proteger la pancita de tu peque intolerante a la lactosa, ¿quieres saber cuáles sí?

La carne roja es rica en proteínas y hierro, y ayudarán a prevenir la anemia, que se puede manifestar en cansancio, debilidad, palidez o pérdida del apetito.

Los pescados y mariscos contienen zinc, un mineral fundamental para que el cuerpo de tu peque funcione de manera óptima.

Los frutos cítricos son ricos en vitamina C; indispensable para prevenir y combatir los resfriados.

Preparar o condimentar la comida con ajo, ayudará a reforzar las defensas de tu hijo, contras las infecciones, hongos y bacterias.

Los cereales como el trigo, la avena, el centeno y el arroz, contienen vitamina B6, con la que tu chiquitín podrá producir anticuerpos y mantener adecuadamente los niveles de azúcar en la sangre.

No podemos dejar de lado al increíble NIDO® Kinder Deslactosado Protectus Avanzado que contiene probióticos científicamente probados en niños mexicanos de 1 a 3 años, los cuales ayudarán a reforzar el sistema respiratorio, flora intestinal y sistema inmunológico de tu hijo; y al ser deslactosado, facilita la digestión y lo protege de los malestares provocados por la lactosa. Así, podrás protegerlo de enfermedades, mientras cuidas su pancita.

¡No lo pienses más, ofrécele a tu peque el delicioso sabor de NIDO® Kinder Deslactosado!

Cuéntanos, ¿sabías que estos deliciosos alimentos son tan benéficos para tu peque?