Una alimentación balanceada ayudará a que tu hijo crezca saludable y se enferme menos, pero no olvides que, para esto, debes conocer algunos alimentos que puedes darle para que su nutrición sea la adecuada; ¡a continuación te lo diremos!

La avena contiene vitamina E y K, así como calcio, magnesio, zinc, fósforo, hierro y fibra; es perfecta para el desayuno o la cena.

El brócoli es rico en vitamina A, C y E, calcio, hierro, potasio, zinc, fósforo y fibra; una rica ensalada con brócoli es perfecta para acompañar la comida.

Las leches especializadas, como NIDO®, que contienen prebióticos y probióticos, además de calcio, zinc, hierro y vitamina A, C, D, E y K; nutrimentos necesarios para su crecimiento y desarrollo.

La manzana es rica en vitamina B3, B6, C y E, además de contener antioxidantes, potasio y fibra; ayudará a mejorar la digestión de tu hijo, ¿increíble no? Recuerda dársela con cáscara.

Las nueces contienen hierro, vitamina B1, B&, ácido fólico, fósforo, magnesio y cobre; son una deliciosa opción para acompañar el desayuno o como colación.

Con dos vasitos de leche NIDO®, podrás estar tranquila al saber que estás aportando nutrimentos que ayudan a proteger el sistema inmunológico de tu hijo, a reforzar su flora intestinal y a fortalecer sus defensas respiratorias; además de apoyar su adecuado desarrollo cognitivo; ¡consiéntelo con su delicioso sabor!

Cuéntanos, ¿la dieta de tu pequeño contiene estos alimentos?