Es común que los niños se enfermen de resfriado, tos, vómitos, diarrea, dolor de garganta, etcétera; en ocasiones, estos padecimientos se deben al contacto en las guarderías, pero otros son provocados por la falta de higiene.

A continuación, te daremos un par de recomendaciones que te ayudarán a prevenir que se enferme con frecuencia:

Enseña a tu hijo a lavarse las manitas al llegar a casa, antes de comer, después de ir al baño, después de jugar afuera o con las mascotas.

Lava y desinfecta los juguetes u objetos que tu hijo acostumbra llevar a su boquita.

Enseña a tu pequeño a cubrirse la nariz y la boca con la parte interior del codo, al toser o estornudar.

¡Ventila la casa! Dejar que el aire corra por las habitaciones, ayudará a reducir agentes alergénicos, el olor de los productos químicos, la humedad, etcétera.

 Sé cuidadosa con el aseo personal de tu pequeño, cerciórate de que sus uñas estén cortas y limpias, ya que ahí suele acumularse mugre y al estar en constante contacto con la boca, puede provocarle enfermedades.

No olvides que su salud se puede reforzar con ayuda de la alimentación y aliados como el nuevo NIDO® Kinder Protectus Avanzado, que con sus probióticos científicamente comprobados en niños mexicanos, brinda un triple efecto de protección, por lo que puedes sentirte segura que estás ayudando a cuidar su sistema inmunológico, su flora intestinal, y fortaleciendo las defensas respiratorias de tu pequeño, mientras lo alimentas y nutres.

Cuéntanos, ¿qué otras medidas tomas para evitar que tu hijo se enferme?