En esta etapa tu hijo deja de ser un bebé para convertirse en un niño pequeño. Todo le llama la atención y está maravillado con las cosas que descubre de su entorno; su cerebro y capacidad intelectual se desarrollan rápidamente. A esta edad, los niños buscan su autonomía, pero aún requiere de tu apoyo para dominar sus funciones y afinar su destreza.

Con estos tips podrás ayudarle a que continúe desarrollándose adecuadamente durante este periodo:

esmilulalo

  • Estimúlalo con juegos de destreza. Juega con él a que apile bloques, patee o aviente pelotas suaves,  o ayúdalo a subir y bajar obstáculos y escaleras para desarrollar su inteligencia y movimientos.

poco a poco

  • Permite poco a poco que coma por sí solo. Ten paciencia porque al principio mucha comida caerá de su boca pero esto cambiará con el tiempo.

cuanto quiere comer

  • Deja que decida cuánto quiere comer. No lo obligues a comer de más, él te indicará cuando ya esté satisfecho.

habla claramente

  • Háblale claramente. Si le explicas el porqué de las cosas comprenderá que existen límites y responsabilidades. No le grites o regañes cuando hace algo indebido.

motivalo

  •  Motívalo con mucho cariño. Cuéntale historias, invéntale cuentos; tus palabras de aliento siempre serán importantes para que continúe avanzando.

Acompaña de la mano a tu hijo en esta nueva etapa de desarrollo, ten por seguro que ambos aprenderán muchas cosas en el camino. ¡Recuerda que tu apoyo es lo más importante!