Seguramente una de tus preocupaciones diarias como mamá es llevar alimentos sanos a casa, aquellos que mantienen la salud de tu pequeño, que le permiten crecer y desarrollarse de manera óptima, así que traemos para ti cinco tips para que no hacerlo de la mejor manera:

 

1. Lee las etiquetas nutrimentales de los productos. Asegúrate de que aporten las cantidades adecuadas de nutrimentos para tu pequeño; como fibra, vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono.

2. Asegúrate de que el producto brinde algún beneficio extra, como un aporte de prebióticos y probióticos, o que esté enriquecido con algún nutrimento.

3. Busca que los alimentos no contengan cantidades excesivas de azúcar simple, o por lo menos procura que aporten también una buena cantidad de fibra. Cuida también que los productos no tengan saborizantes, es importante para cuidar la salud de tu pequeño.

4. Identifica en las etiquetas si el producto contiene algún alérgeno que pueda dañar a tu pequeño.