El estreñimiento es frecuente en niños menores de 5 años, y se caracteriza por la disminución en el número de deposiciones y por el cambio en la textura de las heces; lo que causa dolor cada vez que va al baño. Para resolver este problema, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

1.     Incluye frutas y verduras, de preferencia crudas, en cada comida de tu peque; la abundante fibra que contienen favorece el movimiento intestinal. Prefiere aquellas que pueden ayudar a estimular su digestión como la papaya.

2.     Haz que beba agua. Si tu peque consume más fibra, pero no toma agua, el estreñimiento se agudizará.

3.     Dale cereales integrales. A diferencia de los refinados, éstos conservan su fibra natural y facilitan la digestión.

4.     Aumenta su actividad física. El ejercicio favorece la movilidad intestinal.

5.     Mantén un horario estable de alimentación. Así regularás su digestión, lo que contribuirá al correcto funcionamiento del intestino. 


Si el estreñimiento es frecuente, es importante que acudas al pediatra para que prescriba un tratamiento adecuado.