Ahora que tu hijo ya es un “niño grande” atraviesa uno de los momentos más importantes a nivel emocional. Hay muchos otros cambios, como un notable refinamiento en cuanto a su desarrollo motriz; además su agilidad alcanza niveles que antes no eran evidentes. Estos seis tips ayudarán a apoyar a tu pequeño en esta etapa:

 

  1. La alimentación continúa siendo muy importante. Prepárale platillos que contengan frutas y verduras.

  2. Acostúmbralo a que tome agua simple cuando tenga sed.

  3. Procura que modere el consumo de alimentos con mucha grasa y azúcar; intenta no recompensarlo con dulces o alimentos poco nutritivos.

  4. Foméntale el hábito del deporte, mantenerlo activo beneficiará su cuerpo y mente. Pueden intentar con actividades deportivas individuales o en equipo.

  5. Tu pequeño no debe salir de casa sin desayunar, ya que es el alimento más importante del dí­a.

  6. Procura darle alimentos hechos especialmente para él, que le ofrezcan la nutrición especializada que necesita para apoyar su crecimiento, como NIDO Fortificada®.