De los tres a los cinco años la inteligencia de tu hijo continúa desarrollándose, a partir de esta edad comienzan a convivir con otros niños y a participar en juegos sencillos.

Los cuentos siguen siendo una herramienta importante para que continúe fomentando su inteligencia; las historias echan a volar su imaginación y puede relacionarlas con los personajes que participan en ellas. Tu pequeño investiga a través de sus sentidos el lenguaje es una herramienta que utiliza para entender su entorno.

Puedes alimentar su inteligencia guiándote de sus preguntas. Te recomendamos contestar con paciencia y sencillez, a veces con otra pregunta que él mismo pueda resolver. Por ejemplo, si te dice: “¿Por qué los árboles son altos?” en lugar de brindarle la respuesta inmediata, puedes preguntarle: “¿Tú por qué crees?”, y complementar juntos la respuesta que él te dé.

A través de “los porqués” tu hijo intenta comprender lo que sucede a su alrededor, son una manera de pedir información y también una forma de expresión cuando necesita ser escuchado; por ejemplo, si te pregunta: “¿Por qué yo no puedo ir solo al parque?” en realidad está expresando algo que lo hace sentir mal, en ese caso la respuesta puede ser: “Entiendo que querías ir, pero es importante que vayas acompañado” y después continuar escuchando lo que tiene que decir.

Tú eres muy importante para el desarrollo de la inteligencia de tu hijo y con tu ayuda no sólo continuará descubriendo su entorno, también lo comprenderá.