Si empezamos por entender que el miedo no es una emoción negativa, sino una alerta del cuerpo para cuidarnos de algún posible peligro, nos daríamos cuenta que es mejor atender este sentimiento para evitar alguna herida. 

Por supuesto que veces ni como adultos lo logramos entender y tu pequeño mucho menos, le falta un gran recorrido para aprender con tu ayuda y que sepa manejar el miedo, así como el resto de las emociones, sintiéndose seguro y confiado de sí mismo.

Si tu peque está atravesando una etapa en la cual le teme a los extraños, lo mejor es no forzarle a aceptar besos o brazos de quien rechaza. Este sentir es normal en los niños entre los 6 meses y los 2 años, pero hay muchos de 3 años que aún se encuentran en este proceso natural de aprendizaje para la adaptación a su entorno.

Hay algunos niños que les encanta ir de brazo en brazo, incluso como ya pueden mantener una conversación los verás platicando con cualquiera, pero esto depende de la personalidad de cada niño y hay que respetarlo.

Consejos para ayudar a tu peque ante los desconocidos.

  • Cuida que no sea abordado bruscamente por otras personas.
  • No minimices su miedo ni le fuerces.
  • Dale seguridad tomándole de la mano para que te sienta cerca.
  • Sus emociones aún dependen de las tuyas, que te sienta a ti tranquila y segura.
  • Resta importancia al qué dirá la otra persona ante la reacción de tu peque.
  • Afírmale con tu mirada que todo está bien.
  • Procura momentos donde tu peque vea gente o que sea habitual recibir visitas en casa.

Hay factores que hacen que unos niños se atrevan con más facilidad a conocer nuevas personas, el nivel de madurez es diferente en cada uno de ellos. Al igual que el carácter y su experiencia, es decir, si el niño ha estado desde su nacimiento con mayor contacto social o si por el contrario, ha pasado por situaciones poco agradables.

El miedo a los desconocidos irá desapareciendo poco a poco, dale tiempo a tu pequeño y la seguridad de que estás a su lado para protegerle.