Las enfermedades gastrointestinales son todas aquellas que afectan principalmente el funcionamiento del tracto digestivo y el apetito. Éstas son ocasionadas por bacterias, virus o toxinas y, usualmente, los adultos las contraemos por falta de higiene en los alimentos o por comer en la calle.

Sin embargo, en los pequeños de la casa estas enfermedades pueden surgir como consecuencia de llevarse objetos sucios a la boca, como juguetes o cualquier cosa que tenga contacto con el suelo.

Pero no te preocupes demasiado y sigue estos consejos prácticos para evitarlas:

1.  Todos en casa deben lavarse las manos frecuentemente, principalmente antes de comer y después de ir al baño.

2.  Incluir alimentos adecuados para los niños, de preferencia aquellos que contengan ingredientes con  propiedades funcionales como prebióticos y probióticos que estimulan al sistema inmunológico.

3.  Lavar y desinfectar adecuadamente frutas y verduras.

4.  Limpiar con cuidado los juguetes y los espacios donde tu peque acostumbra estar.

5.  Vigilar periódicamente que el peso y la estatura de tu hijo sean adecuados para su edad. Un niño con una mala alimentación tiene más posibilidades de contraer alguna enfermedad.