A pesar de que vivimos de prisa, tomarnos un momento para preparar y disfrutar, por lo menos de las 3 principales comidas, hace la diferencia en nuestro rendimiento y actitud; fomentar esto desde temprana edad mejorará el estilo de vida y la capacidad de logros de tu pequeño. 

Recuerda que el desayuno es la clave y el motor para comenzar el día y afrontar los retos que se presenten.

Es común observar que los pequeños que llegan a la escuela sin haber tenido oportunidad de tomar un buen desayuno, tienen un comportamiento es de apatía y poca motivaciónno prestan atención o simplemente, se les percibe molestos e inquietos.

Se recomienda que los niños disfruten de un desayuno completo máximo 3 horas antes de realizar actividades y sobre todo las escolares, ya que les ayudará a lograr un mayor rendimiento. En cambio, los pequeñitos que salen de casa sin haber probado alimento, no alcanzan a cubrir las cantidades diarias recomendadas de vitaminas y minerales necesarias para un mejor aprendizaje.

Ahora que tu pequeño está en proceso de crecimiento es el mejor momento para que comiences a enseñarle a disfrutar de un rico desayuno cada mañana antes de ir a la escuelita, que contenga por lo menos estos 3 grupos de alimentos: Lácteos, cereales y frutas.

Si a tu pequeño lo acostumbras a desayunar bien, lo seguirá haciendo aún de adulto y, como mamá, le estarás ofreciendo una vida saludable con lo cual podrá asimilar todo lo que tiene que aprender en la escuela y en la vida misma.