A partir de los 2 años es cuando los niños comienzan a identificar nuevas destrezas, sus propios logros y les gusta que se les reconozca, es por ello que exigen su independencia.

Sí, aunque parezca exagerado hablar de independencia a tan solo 2 años de edad, los pequeños querrán demostrar que pueden sin ayuda de los adultos, y como mamá, lo mejor será que le dejes probar para que aprenda por sí mismo hasta dónde puede llegar y cuáles son sus limitantes. ¡Claro! siempre y cuando tu peque no corra ningún riesgo.

Con esta libertad supervisada, además de ganar independencia tu pequeño estará construyendo su autoestima, necesaria para sentirse confiado hoy y mañana como adulto. Pero aunque tu peque está pasando por una etapa de autonomía, aún requiere de tu protección.

En casa, en la guardería o en la escuela es necesario que se permita a los pequeños hacer, deshacer, guardar, amarrar, desabrochar, ir al baño solos y comer solos.  Aunque esto requiera más tiempo y paciencia, piensa que así tu hijo se está desarrollando para convertirse finalmente en una persona que sabrá resolver cualquier situación que se le presente.

Ahora tu pequeño estará más expuesto a ambientes o situaciones en las que podrá contraer enfermedades infecciosas. A veces estarás cerca para quitarle las manos sucias al momento de comer pero otras, no estarás y lo mejor será que estés segura que aun en tu ausencia tu peque estará completamente protegido.

¿Cómo puedes protegerlo en todo momento? 
Con una buena alimentación que contribuya a fortalecer su sistema inmunológico, conseguirás que tu peque descubra el mundo y sus capacidades sanamente. 

El nuevo NIDO® KINDER PROTECTUS AVANZADO, que gracias a su probiótico científicamente probado, puede ayudar a proteger el sistema digestivo y respiratorio de tu pequeño, reforzando de esta manera sus defensas cada día.

Permite a tu pequeñito que sea tan autónomo como necesite, pero siempre protegido por ti, mamá, aun cuando no estés cerca.