Los macronutrimentos son compuestos que se encuentran en los alimentos y que a través de su digestión, se obtiene energía; éstos son importantes para el funcionamiento adecuado del metabolismo de los niños y los ayudan a crecer correctamente.

Los macronutrimentos se dividen en tres:

1. Hidratos de carbono. Deben aportar alrededor del 60% de toda la energía que tu hijo debe consumir en un solo día, por lo que son la fuente de energía más importante para el cuerpo. Los puede obtener de cereales, productos lácteos, frutas y verduras.

2. Proteínas. Deben aportar aproximadamente  del 10- 15% de la energía (1 g/kg/dia) que tu hijo debe consumir diariamente. Entre sus funciones más importantes está el ayudar a la construcción y desarrollo de los músculos y huesos, además de participar en la fabricación de hormonas y anticuerpos. La falta de proteínas en la alimentación puede afectar el crecimiento y las defensas de tu hijo. Los alimentos de origen animal, el huevo, los productos lácteos y las leguminosas como las lentejas proporcionan proteínas.

3. Lípidos. Deben aportar aproximadamente 25% de la energía que tu hijo debe consumir diariamente. Algunas de sus funciones son ayudar a proteger su cuerpo y producir vitaminas. Si su ingesta es excesiva puede ocasionar obesidad, aunque si este nutrimento no es suficiente, puede haber descompensaciones en el metabolismo. Los obtienes de la mantequilla, crema, aceite, entre otros.

Procura ofrecerle una alimentación equilibrada a tu pequeño a través de alimentos que sean de su agrado. Convencerlo de comer alimentos nutritivos puede llegar a ser complicado, pero con un poco de imaginación en la cocina, podrás lograr que tu peque consuma todos los nutrimentos que necesita para su crecimiento.