¿Has escuchado la frase “los niños son como esponjas”? Esto es verdad, ya que durante el proceso de maduración mental los niños captan y absorben todo lo que hay a su alrededor y tú, eres su primer contacto social y emocional

Bien dijo Albert Einstein: “Educar con el ejemplo no es una manera de educar, si no la única”. A través de tus acciones, comportamiento y actitudes es con lo que podrás dejar huella más que con palabras.

Eso sí, tu ejemplo tendrá que tener congruencia con lo que le compartes a tu peque verbalmente.

  • Si le pides ser honesto, no mientas.
  • Para que aprenda a ser empático, es necesario que vea que eres comprensiva con tus amistades.
  • Si quieres que respete su entorno, hazlo tú también.
  • La mejor manera de que un niño coma sanamente, es cuando ve que sus padres lo hacen igual.

El tema de la alimentación es fundamental, ya que el momento de comer en familia es la mejor oportunidad de poderle mostrar a tu pequeño cuestiones que le ayudará a ir forjando hábitos saludables, como el lavarse las manos antes de sentarse a la mesa, los cubiertos que se utilizan, el tipo de alimentos que elijes y modales como el decir gracias, por favor y buen provecho.

O por ejemplo, acostumbrarle a no salir de casa sin haber tomado un desayuno completo y su leche NIDO® KINDER para que sea parte de su rutina comenzar el día con los nutrimentos necesarios, y por supuesto compartiendo en familia.

Ten confianza de que educarás de manera correcta a tu peque, no olvides que tú eres su mejor ejemplo.